Qué es MELA y cuáles son sus beneficios para la salud general

Se lo conoce como MELA y es un tratamiento médico-estético que gana fama en el mundo de la medicina por sus muchas ventajas, por la posibilidad de ser aplicado en múltiples zonas del cuerpo, por ser un tratamiento cien por cien ambulatorio, y de rapidísima acción. Esto quiere decir que los resultados comienzan a ser visibles luego de una primera sesión.

En esta nota repasaremos cuáles son las características de este tratamiento estético que excede aquella esfera (la de la mera estética), pues entrega también beneficios para la salud general del paciente. Veamos.

En principio hay que mencionar que MELA son las siglas para “mini extracción lipídica ambulatoria”.  Vale señalar que éste es un tratamiento médico que se realiza de la mano del láser diodo Lumia, en un proceso que es controlado mediante el sistema de ecografía.

Tal como explican en este sentido desde el centro de estética Probella, una clínica en la cual se realiza este tratamiento, MELA es un proceso de liposucción eco-guiado, o sea, que acontece con un monitoreo en tiempo real. Como señalamos anteriormente, se destaca el hecho de que este tratamiento ofrece un buen número de ventajas que se comprueban sin tener que esperar el paso de muchas sesiones.

Cirugía-cosmética-del-abdomen-_2

Por ejemplo y como señalamos más arriba, que los resultados se evidencian apenas finaliza el primer paso del tratamiento, aunque hay que señalar en este punto que los mismos se consolidan aproximadamente luego de dos meses. Por lo demás, es importante destacar que las sesiones son de sólo 40 minutos (en la mayoría de las clínicas) y que el paciente puede retomar sus actividades normales apenas sale del consultorio, cumpliendo con la promesa de ser cien por cien ambulatorio. Eso es una gran ventaja.

Aquel es uno de los encantos primordiales del tratamiento MELA en relación a la liposucción tradicional. En este sentido, se trata de un procedimiento para el cual no se aplica anestesia general ni sedación al paciente. Las ventajas son las mencionadas, además de ser un procedimiento mucho menos riesgoso y también más económico.

¿Para qué casos se recomienda el tratamiento de mini extracción lipídica ambulatoria? Siendo que se trabaja con volúmenes adiposos pequeños (al menos más pequeños en relación a una liposucción clásica), es recomendado para zonas con adiposidad localizada, esa que resulta difícil de eliminar con dietas o actividad física.

Dicho esto, ¿en qué zonas del cuerpo puede el tratamiento MELA entregar sus beneficios? Entre ellos el abdomen, los brazos, las rodillas, los flancos, la papada, la cara interna de las piernas, la marca del corpiño, etcétera.

Sabemos que nuestros lectores acuden a nuestro sitio buscando notas que incluyan consejos a la hora de escoger tratamiento y centros de salud y belleza. En este sentido, para finalizar este repaso mencionamos que al elegir una clínica para aprovechar los beneficios del tratamiento MELA, siempre hay que privilegiar la experiencia de la clínica, consultar el staff de profesionales, y la presencia de programas personalizados que incluyan controles y seguimiento. Y como siempre decimos, el mejor de los consejos podrá darlo aquel que ya se ha sometido a un tratamiento. Así, una buena idea es consultar la opinión de otros pacientes.

¿Cada cuánto es recomendable realizarse chequeos médicos?

Llevar una vida saludable, comer sano y hacer ejercicio son factores importantes a la hora de cuidar nuestra salud, pero además también es importante acudir a profesionales de la salud periódicamente para realizar los estudios de rutina y algunos más.

Gracias a los avances de la ciencia existen diferentes formas de analizar nuestro estado de salud, para esto existen instituciones que cuentan con los más variados equipos de laboratorio clínico y donde podrás realizar todos los estudios en un sólo lugar y hasta en un sólo día, así que no hay excusas.

En el caso de las mujeres es necesario realizarse diferentes análisis clínicos dependiendo de la edad en cada caso y de los antecedentes familiares. Es importante tener en cuenta que debemos acercar a los profesionales la mayor información posible y estar permanentemente atentas a los cambios en nuestra salud femenina para poder detectar a tiempo posibles patologías.

26617

De los 20 a los 35 años:

En esta etapa se aconseja realizar controles cada dos años, excepto que la mujer sienta cualquier anomalía, dolor o molestia, tanto en el ámbito ginecológico como en cualquier otro. Recordá informarle al profesional de la salud toda información de antecedentes familiares patológicos, por más irrelevante que te resulte. Es imprescindible realizar exámenes médicos generales y de laboratorio como medición de glóbulos blancos, rojos, funcionamiento de riñones e hígado, colesterol y glucemia. El médico también registrará tu control de peso, altura y presión arterial. Deberás acudir a un cardiólogo para realizarte un electrocardiograma y en el área ginecológica es fundamental realizar un examen mamario, papanicolau y colposcopia.

A esta edad está comenzando tu historia clínica como adulta, seguramente comiences a asistir sola a todas las prestaciones médicas necesarias, por lo tanto recuerda mantener tu atención en todos los procedimientos y seguir las indicaciones de los profesionales en cuanto a preparación previa, alimentación y ayunos correspondientes para cada estudio, como así también el comportamiento dentro de las instituciones, recordá que puede haber instrumental, productos o materiales de vidrio de laboratorio que podrían afectar o dañar tu salud.

De los 36 a los 65 años
Es una etapa de la vida en la que podrían comenzar algunos cambios hormonales, en el paso de la edad fértil a la menopausia, en promedio entre los 40 o 50 años.

Se aconseja realizar los controles anualmente, y a los anteriores estudios clínicos sumarle: pruebas de esfuerzo y ergometría, para controlar el sistema cardiovascular, controles ecodoppler carotídeos, radiografía de tórax (principalmente en caso de ser fumadora), mamografía y densitometría ósea, controles gastrointestinales con gastroscopias y colonoscopias, ecografia abdominal,
Aquí el cuidado de la salud tomará un papel fundamental pero no es necesario alarmarse ni ser dramático. Se aconseja realizar los controles clínicos cada 6 meses. Generalmente la actividad laboral disminuye, lo cual deja más tiempo para dedicarse a sí misma y eso es muy positivo y te ayudará a realizar exámenes más detallados y personalizados de acuerdo a tus necesidades. Tené en cuenta que en esta etapa es más frecuente la existencia de problemas con la absorción de alimentos, vitaminas y principalmente calcio, lo cual hace esencial el control de la salud periódico.