Comida casera, una tendencia saludable que crece

En los últimos años, la comida industrializada ha escalado posiciones hasta convertirse prácticamente en la única forma de adquirir y comer alimentos en todo el mundo. Los avances en esta industria, el ritmo de vida de las personas en las grandes ciudades y otros factores prácticos hacen que la posibilidad de comer rápido y rico, y sin esfuerzos, sea la opción elegida por prácticamente todos los hombres y mujeres del planeta.

Sin embargo, los alimentos e ingredientes procesados (es decir, aquellos que han sido parcialmente modificados para mejorar y aumentar su sabor y duración, como el aceite) y más aún, los conocidos como ultraprocesados (resultan prácticamente de una labor industrial artificial, como las salchichas o las hamburguesas) están siendo seriamente resistidos, y cada vez con mayor frecuencia, no sólo por hombres y mujeres que toman conciencia de sus características y consecuencias negativas para la salud, sino también por entidades de control sanitario, preocupadas por los efectos en el mediano y corto plazo.

comida casera
A estos productos, debemos contraponer las frutas y verduras como las opciones sanas e ideales que todos deberíamos consumir en su reemplazo. Desde ya, aumentar la ingesta de esta clase de alimentos es el consejo natural e ideal en todos los casos. Sin embargo, pensar una dieta basada exclusivamente en estas alternativas resulta alejada de la realidad e incluso exagerada. Por eso, la tendencia que mejor complementa esta tendencia es la de optar por la comida casera.

La industria gastronómica ha sabido leer esta demanda y se ha decidido a incorporar opciones en el preparado de los alimentos, que permiten brindar comidas fabricadas en forma automática, pero que a la vez conservan la posibilidad de la elaboración artesanal y el control sobre los ingredientes.
Esta tendencia es confirmada por empresas que se especializan en la venta de maquinarias para la industria alimentaria como Gr-Maq. En efecto, en los últimos tiempos, restaurantes, hoteles y panaderías han comenzado a interesarse por las opciones de este tipo de aparatos, que permiten agilizar la preparación de esta clase de alimentos, sin renunciar al sabor de lo casero.

Laminadoras, extrusoras y línea de corte, forman parte de la lista de tecnologías, que están siendo incorporadas en la industria alimentaria, sobre todo en las pequeñas y medianas empresas, como una forma de diferenciarse de la competencia, a través de una oferta de productos que hace hincapié en los casero y el cuidado de los ingredientes y las materias primas.

Para los restaurantes es, sin duda, una chance de prestar un servicio a la medida de las necesidades de cada cliente, con un sabor único y especial que se una al branding de la propia marca. En este enlace se puede leer más sobre las posibles inversiones en maquinarias para la industria de las pastas y productos de panadería. Se trata en definitiva de pensar la posibilidad de aprovechar la tecnología y fundirla en una idea de marketing para ofrecer un servicio diferenciado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *