Consejos SEO para los textos de un blog de salud

Según señalan desde Imactions, una empresa de marketing digital reconocida en la Argentina y a nivel regional, una de las claves para que una campaña de posicionamiento web sea exitosa es reconocer la audiencia particular que cada tipo de negocio o rubro necesita. En este sentido, un experto SEO jamás ofrece la misma campaña y las mismas acciones a un vendedor de indumentaria que a una página web enfocada en temáticas de salud, por mencionar un par de ejemplos. En lo que sigue abordaremos una serie de nociones SEO fundamentales para los textos de un blog de salud, uno como en el nuestro, también plataformas online oficiales de clínicas y hospitales, sitios web de médicos, etcétera.

Resultado de imagen para consejos seo

Antes de avanzar, es importante señalar que el contenido en texto es una de las patas fundamentales de una estrategia de posicionamiento SEO, puesto que Google presta atención, y mucha, a este formato. Los textos deben seguir una serie de pautas para que sean realmente efectivos, “amigos” de Google, y que permitan obtener una mejor posición en los resultados que arroja Google en sus búsquedas.

Veamos aquí un resumen de lo que una consultora de marketing digital(https://imactions.com/consultoria/) recomienda a sus clientes para los textos que se incluyen en una página web, en este caso enfocada en el ámbito de la salud.

El título de los textos: En términos generales, lo ideal es que el título tenga entre 40 y 65 caracteres con espacios. En este ámbito, es importante que se incluyan palabras clave en el propio titular. Por ejemplo, el texto para la portada de un portal de salud en la Argentina debería incluir keywords del orden de “salud en Argentina”. Naturalmente, el título también debe ser atractivo. En este sentido, no bastará con incluir la palabra clave, sino que debe sumar elementos que lo hagan más encantador para los lectores. Por ejemplo: “El portal con la mejor información sobre salud en Argentina”.

La extensión del texto: Si bien esta variable va cambiando a lo largo del tiempo, como norma general podemos decir que lo ideal es que los textos no estén por debajo de las 400 palabras, con un máximo aproximado de 1000 palabras. En este sentido, el desafío es lograr un balance entre los deseos de Google (que privilegia las entradas extensas que llegan a las 1000 palabras) y las características del lector web promedio, que no es muy amigo de los textos largos.

Atención a las keywords: Como anticipamos, el uso de palabras clave es una de las patas fundamentales. Además de aparecer en el título e incluso en la URL de la entrada, es de suma importancia que las keywords adecuadas figuren en el texto con una densidad determinada. Es ideal que aparezcan en las primeras 100 palabras, al final del posteo, y en encabezados intermedios. Los expertos recomiendan que aparezca entre 1 y 3 veces cada 100 palabras. Otro detalle, debe ir en negrita.

Palabras clave, pero sin abusar: La recomendación es que las keywords tengan sus variantes dentro de un texto, esto para no generar un contenido que sea difícil de leer o poco natural para los visitantes. A fin de cuentas, no se escribe sólo para Google sino también para los lectores. En un blog de salud, por ejemplo, si escribes una entrada sobre consejos para comer saludablemente podrías tener tags como “comida sana” o “comida saludable”. Está muy bien usarlos y repetirlos, pero también debes pensar en alternativas relacionadas, por ejemplo “alimentos sanos” o “alimentarse saludablemente”.

Las imágenes dentro de los textos: Finalmente, es bueno incluir en los textos imágenes (al menos una principal, idealmente otras dentro del cuerpo del texto) para generar una lectura más agradable y con mayor información.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *