Lavanderos industriales, el aliado poco conocido de los hospitales

Los menesteres de un centro de salud (clínicas, hospitales) son realmente heterogéneos y variados. Un centro de salud es siempre una gran empresa con áreas profesionales, administrativas, de recursos humanos, y más. Cada detalle cuenta para su efectivo desempeño, para la debida atención a los pacientes, y la satisfacción del personal tanto médico como administrativo. Desde la calidad de los médicos, hasta detalles pequeños como el funcionamiento del dispenser de agua ubicado en uno de los pasillos. Dicho esto, hay que decir que los hospitales tienen un aliado que es poco conocido, y no por ello poco relevante: los lavaderos industriales. En esta nota te contaremos más sobre estos laderos de la salud.

No se trata de un lavadero cualquiera, sino de lavaderos industriales que tengan experiencia en servicios de limpieza para hospitales. Tal como explican desde Lavandería El Lucero, una empresa que se especializa en el ámbito sanitario, en este terreno resulta fundamental estar al tanto de lo que se conoce como “barrera sanitaria”. Si bien se trata de un término que se emplea de manera amplia, aplicándose a múltiples ámbitos, en este contexto se siguen la definición general: la necesidad de mantener agentes infecciosos en un entorno controlado.

Cuando hacemos foco en el “detrás de escena” del sector sanitario se advierte que la ropa que emplean médicos profesionales, asistentes, personal del hospital y pacientes, se convierte en material de riesgo. Comprendido esto, su limpieza debe ser tratada bajo condiciones especiales. Dicho de otro modo, la ropa de hospitales no puede ser simplemente tratada en lavarropas tradicionales, sino que debe ser sometida a condiciones de lavado especiales. Esta lógica corre no solo para hospitales, sino también para clínicas, centros de salud, sanatorios y laboratorios.

Según señala el mencionado lavadero industrial en este enlace (http://ellucero.com.ar/ropa-hospitales) una de las claves para la eficacia en el lavado es dispone de productos químicos y las herramientas adecuadas. Así, no sólo se asegura la esterilización de las prendas, sino también su vida útil. Usualmente los hospitales contratan lavaderos que se encargan de retirar la ropa en el propio centro de salud y vuelven a dejarla ya limpia y esterilizada. Cuando hablamos de ropa en hospitales, también debemos pensar en las sábanas.

El servicio se completa con planchado, que colabora en lo que se conoce como termo-desinfección, y que en rigor se trata de una exigencia descripta en la reglamentación vigente. El último paso es el debido control de calidad por parte de la lavandería, pues hay que decir que aunque este actor sea un “eslabón casi invisible” en la cadena, un error o un servicio deficiente podría derivar en problemas de consideración en un centro de salud.

Máxime cuando hablamos de ropa para uso en quirófanos, que en estos casos es sometida a un proceso de esterilización con vapor saturado, que asegura la absoluta eliminación de gérmenes en las prendas.

Los consejos que siguen los centros de salud a la hora de escoger un lavadero industrial: observan su experiencia en el rubro, se guían por recomendaciones, y observan variables como el hecho de que el prestador del servicio opere con sistema de gestión de calidad y medioambiental. A fin de cuentas, este “aliado” poco conocido de los hospitales es fácil de encontrar para ellos. Porque en el sector sanitario “son pocos y se conocen mucho”.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *